lunes, 25 de mayo de 2015

Tiempos rotos

Por las esquinas de tu ausencia
se escapan hoy algunas lágrimas,
por los ventanucos de las horas muertas
el cielo negro asoma sin permiso

se me caen de las manos
los sentimientos a pedazos
y muerdo para que no escapen
los recuerdos, la rabia y la pena incontenible

salen en tropel, por los ojos de la tarde
las penas, las nostalgias
las mierdas, los quereres sin dueño
y los cariños perdidos por la calle

derramo sobre el suelo la amargura
la sensacion de abandono,
me agacho ante el destrozo
intento coger algo
revolviendo despojos
escogiendo descalabros
recomponiendo lagrimas

no me contienen las manos
los trozos de todo
los pedazos rotos
los harapos que cuelgan
los jirones de besos
y vuelven a esparcirse
por el suelo pringoso
sin bocas, sin ojos, sin consuelo

no puedo decirte que te dejo
y llamarte por la noche
no puedo
no puedo
no puedo
y sin embargo...

martes, 19 de mayo de 2015

Mundos propios

La novela avanzaba,
se estructuraba,
crecía,
extendiendo sus brazos invisibles,
dejando un rumor constante de un día para otro.

y yo copiaba, al dictado,
el deambular de sus personajes,
el sonido de sus pensamientos,
el ruido del oleaje.

La fascinación de aquel juego,
tan sorprendente
como mirar hacía arriba desde dentro del agua.

Y la necesidad, ineludible
de trabajar en algo tan volátil,
como pegar el polvo de las alas de las mariposas.

La navidad se acercaba
como lo haría el alquitrán 
saliendo por la boca de un bidón volcado

domingo, 17 de mayo de 2015

He encontrado tu nombre


He encontrado tu nombre
en el hartazgo de lo caminos rectos
En el desorden de este cuarto
en los horarios cambiados
en las culpables sensaciones
en el sexo pervertido
en las melancolías nuevas
en la coherencia despiadada
en el voraz disfrute de la vida
del sexo en las formas mas crueles
en la rabiosa necesidad de tomar aire
en la cruenta soledad entera
en tus dedos insertos mi sexo
en mis incontenibles lágrimas
en los atardeceres
en las tormentas
y en las nieblas disipadas
he encontrado tu nombre




jueves, 14 de mayo de 2015

Por las rendijas de la tarde

Por las rendijas de la tarde
Se me van colando las sombras
Los lagrimones
Y los destellos de alguna risa floja

Por sus boquetes
Pasan, poco a poco
Las fotos que no te hice
Las que me diste
Y  lo que olvide de tu mirada

Por el ombligo de los atardeceres
Se me han ido colando algunos nombres
Los destrozos del tiempo
Y mi soledad y la tuya

Y con la argamasa de la rabia
De los dientes apretados
Voy cerrando grietas
Tapando los boquetes
Que me arañan
 el lado de la cama,
y
mi espalda
que nadie contempla,
nadie